el dibujo, lo escultórico en la pintura etc… como me interesa casi todo, no me privo de tomar diferentes elementos y construir un nuevo elemento.Es de algún modo algo que tiene que ver con lo lúdico, es como hacer un puzzle tomando lo que me interesa y que siento que me puede aportar al construir una nueva imagen, siempre y cuando tenga que ver por supuesto con los conceptos fundamentales de cada obra, que para mí son tan importantes como la imagen misma.

Por eso digo que es para mí un desafío difícil unir elementos tan diferentes y que tengan una coherencia tanto estética como conceptual, pero es una dificultad maravillosa, es como descubrir una fórmula personal en cada pintura.

Cada pieza proviene de un relato que me invento en mi cabeza, a veces son historias larguísimas que sólo yo conozco, y a veces cada pintura proviene de varios relatos en mi cabeza, pero eso no tiene mayor importancia, es una cuestión personal porque finalmente cada artista se monta una película en su cabeza para conquistar una imagen definitiva. Son relatos, escribo historias y guiones en mi cabeza para llegar a algo muy concreto, ese el proceso, por eso también en un terreno muy personal mi pintura tiene que ver mucho con el cine, de hecho a veces pienso, que algunas pinturas son como fotos fijas, hay toda una relato que viene antes y después de la imagen.

Algún día directamente quiero hacer cine, de algún modo el cine es pintura en movimiento, pero en cine a pesar de todos los avances técnicos que existen, no se podrá hacer nunca lo que se hace con una pintura, hay cosas que sólo se pueden pintar…por eso la pintura puede ser mágica…yo voy hacia infinitas realidades que se conocen todos los días en la mente humana y su sucesión de imágenes constantes e irremediables.

El arte es libertad en sí misma, libertad de soñar y de crear otras realidades constantemente, de hacer realidad los sueños que en esta vida serían imposibles; aunque como decía Calderón de la Barca, la vida es sueño, el arte también lo es, es libertad absoluta para crear un mundo personal y una realidad que sí existe, aunque sea sólo en nuestras mentes y corazones.

2/3